Proyecto: PEACAABAQ

​​Astaxantina

La astaxantina (3,3’-dihidroxi-β,β’-caroteno-4-diona) es una xantófila roja, su nombre se deriva del género del cangrejo Astacus astacus, es un tetraterpeno de 40 carbonos y principal responsable de la coloración de los crustáceos (figura 1). En la actualidad, este pigmento ha despertado gran interés, ya que es una molécula activa de origen natural que tiene grandes perspectivas de aplicación que va desde la industria farmacéutica (como antioxidante y marcador en el seguimiento de células) hasta  como agente pigmentante en la dieta de crustáceos y peces como la trucha arcoíris y el salmón.

En los residuos de camarón (cabeza y cefalotórax) la astaxantina se encuentra unida a compuestos como las proteínas, quitina y ácidos grasos. Por otro lado, mediante la fermentación láctica de dichos residuos se obtienen como principales productos: una fase sólida (quitina), una acuosa (proteínas, minerales y aminoácidos libres) y una fase lipídica (lípidos y astaxantina), 7%, 87% y 3%, respectivamente; por medio de una centrifugación, ésta última, se puede separar en un aceite oscuro (figura 2) y un sedimento marrón. Este aceite posee de 0.1 a 0.3% del pigmento, principalmente mono y di-esterificado con ácidos grasos.

 
 

Quitosano

El quitosano es un polímero catiónico de origen natural constituido por subunidades de D-glucosamina y N-acetil-D-glucosamina ligado mediante enlaces glucosídicos ß-(1,4). Su obtención se realiza  a partir la quitina, un polímero natural extraído de los caparazones de crustáceos, tales como gambas, cangrejos, insectos y camarones mediante la eliminación de los grupos acetilos en medios fuertemente alcalinos. El quitosano presenta insolubilidad en agua y solubilidad en soluciones acidas, exhibiendo diversas actividades biológicas tales como agente antifungico, antibacterial, antioxidante, capacidad para la formación de hidrogeles y películas flexibles. En la actualidad el quitosano obtenido de los residuos de camarón, presentan gran importancia por su aplicación como biopolímero catiónico y compuesto bioactivo, en áreas como la agricultura, alimentos, cosméticos, medicina e industria química.

 
 

Envases Activos

El envase activo a diferencia del tradicional, al que se le pide que sea totalmente inerte, está diseñado para interaccionar de una forma activa con su contenido y esta interacción implica siempre una transferencia de masa, ya sea para incorporar sustancias al contenido del envase (el alimento y su entorno) o absorber componentes desde dicho contenido.

Los empaques activos se definen como un sistema en el cual el producto, el empaque y el medio ambiente interaccionan entre sí de una manera positiva para extender la vida de anaquel alcanzando características que no se pueden obtener en empaques tradicionales. El principal objetivo de estos es prolongar la vida de anaquel, esto se puede llevar a cabo mediante la liberación de sustancias antimicrobianas, fotoquímicos, vitaminas, prebióticos y nanofibras.

Por lo general un envase activo esta elaborado en base a polímeros biodegradables, biomasa termoplástica, nanobiocompuestos, proteínas, polisacáridos y biopolímeros derivados de microorganismos; todos los materiales anteriores tienen la capacidad de liberar sustancias de manera controlada.

Los envases activos son los que interaccionan con su contenido y cambian alguna condición del alimento para aumentar su vida útil, mejorar la seguridad o mantener su calidad. ¿Cómo? El envase incorpora componentes que sirven para eliminar sustancias químicas de efectos indeseables, o para liberar otras que prolonguen la vida útil.​