Antecedentes

​La calidad educativa es un fenómeno complejo donde intervienen múltiples factores. Es indudable no obstante que aquellos referidos a la escuela, en especial al docente y los directivos son los que requieren especial atención, sobre todo dentro del sistema educativo nacional. En las áreas de formación docente, una de suma importancia para el desarrollo del campo educativo, es la investigación; siendo esta fundamental para el progreso de la educación, debido a que es el medio que descubre, explica, aborda y resuelve los fenómenos que se presentan en este contexto.

A nivel nacional, y con un espíritu alentador para la educación superior en México, la Subsecretaría de Educación Superior ([SES], 2008) proyecta para el año 2020 una serie de propósitos, que cuentan con el apoyo del gobierno federal, los distintos niveles de gobierno y la sociedad civil con vistas a fortalecer las siguientes funciones sustantivas de las Instituciones de Educación Superior (IES). Estos propósitos son:

  1. Mejorar los procesos de formación de profesionales e investigadores de alto nivel que desarrollen líneas de generación y aplicación de conocimiento.
  2. Lograr que las IES cooperen entre sí y con organismos públicos y privados, nacionales y extranjeros.
  3. Aumentar las estancias académicas nacionales e internacionales entre alumnos y profesores.
  4. Incrementar  proyectos interinstitucionales de colaboración, docencia, difusión e investigación.
  5. Fortalecer la operación de redes de colaboración.
  6. Aumentar y diversificar la matrícula en las IES.
  7. Evaluar de manera pertinente los programas de licenciatura y posgrados.
  8. Aumentar el financiamiento para la mejora de la infraestructura en las IES.

Por otra parte, los diversos sistemas educativos han establecido como parte del perfil de los profesores la competencia de investigación, tal es el caso de la educación superior, en donde el Programa de Mejoramiento al Profesorado ([PROMEP], 2006), establece que un profesor con perfil deseable por parte de la Secretaría de Educación Pública (SEP), debe desarrollar cuatro funciones primordiales: a) docencia, b) tutoría, c) gestión académica, y d) generación y aplicación del conocimientos; siendo esta última en la cual el docente debe dar a conocer los resultados de sus procesos de investigación en revistas o bien libros, con la finalidad de hacer difusión de dicho conocimiento.

Por lo anterior es que se considera necesario ampliar la oferta en el Estado, con programas que permitan a los profesionales del país continuar su formación con estudios de posgrado, ya que solo el 8.9% cuentan con él. Además, permitirá a los docentes fortalecer sus competencias de investigación con la finalidad de identificar la situación real en cuanto a su práctica docente, en el proceso de enseñanza – aprendizaje, y las problemáticas sociales del contexto en el cual se encuentra inmerso. Así mismo permitirá que en el Estado se cuente con otra oferta educativa enfocada a la investigación y que cuente con reconocimiento a nivel nacional.