¿Por qué implementar un horario corrido?

​La energía eléctrica es parte fundamental de nuestras vidas cotidianas. Gracias a ella, podemos contar con iluminación, preservar nuestros alimentos, tener espacios confortables con refrigeración, entre muchas cosas más.

En el Instituto Tecnológico de Sonora, hemos tomado medidas en los últimos años para reducir el consumo energético a lo largo del año.

En la actualidad, por año consumimos alrededor de 11,500 MWh en todos nuestros campus, teniendo meses con un consumo de hasta 1,562 MWh.

 

 

 

Para producir la energía que requirió el ITSON para la operación del 2016, se emitieron al ambiente alrededor de 3.2 toneladas de CO2. [NOTA:]

En el Plan de Desarrollo Institucional 2020, se plantean dos objetivos dentro del eje número 4, Gestión universitaria eficiente y sustentable: Objetivo estratégico 6. Impulsar la sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente, y objetivo estratégico 4. Garantizar el uso eficiente de los recursos.

Partiendo de ello, se propone implementar el horario corrido, el cual establece una jornada laboral, de 8 a 16 horas, que permite por una parte reducir el consumo energético en un lapso de doce semanas, desde el 27 de mayo hasta el 24 de agosto del 2019, a la vez que se reducen los gastos de operación anuales por concepto de energía eléctrica.

Con el fin de asegurar que se sigue prestando un servicio de calidad, se han tomado las previsiones necesarias para que mantengamos la correcta operación institucional, para que las clases, los proyectos de investigación y los servicios de apoyo no se vean afectados.

 

NOTA: El cálculo se realizó considerando la producción de energía eléctrica con combustóleo, con un factor de 77,400 kg CO2/TJ. Este cálculo se propone por el Programa de Gases de Efecto Invernadero, una alianza público-privada coordinada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Comisión de Estudios del Sector privado para el Desarrollo Sustentable (CESPEDES), que a su vez toman como referencia los IPCC Guidelines for National Greenhouse Gas Inventories.